jueves, 4 de julio de 2013

Dime cómo te llevas con tus hermanos y te diré quién eres...

Todo el que tiene hermanos lo sabe: Los hermanos pueden ser los mejores amigos del mundo, pero frecuentes son y más en edades tempranas las peleas,los insultos y las faltas continuas de respeto... y todo esto entre hermanos,está permitido. La fluctuación entre amor y odio es la más rápida y más estrecha de todas las relaciones sin duda. El odio, la envidia, los celos y la competición por la atención de los padres y por otros logros está casi siempre latente. También conviven con éstos sentimientos como el amor, la compasión o la protección. En la historia está escrito:los hermanos pueden ser desde Caín y Abel hasta Hansel y Gretel.
Sin embargo cuando otra persona ajena a la familia, sea amigo o desconocido, critica, insulta o le falta el respeto al que es sangre de tu sangre,ahí pueden saltar chispas. Pues nadie tiene derecho a decir nada malo sobre tu hermano o hermana, ese derecho consideras que solo lo tienes tú,solo entonces es "socialmente" justificable. ¿Te suena?

Una cosa está clara: La relación con los hermanos es la relación más larga que vas a tener a lo largo de la vida,y además de tus padres,son ellos los que te han hecho ser como eres y tener la personalidad que tienes, lo creas o no. No son el único factor,pues en psicología hablamos siempre de multicausalidad, pero tienen un peso mucho mayor del que creemos.

La influencia de la posición en la personalidad

Leyendo y revisando bibliografía sobre este amplio tema,podemos analizar muchos factores y muchos tipos de relaciones fraternal es diferentes: el hijo único (que crece en ausencia de relación fraternal),el mayor y el menor siendo dos hermanos, el mayor, mediano (sandwich) y menor siendo tres,el rol del mayor,del mediano y del pequeño; ser hijo de familia numerosa, tener hermanos gemelos o mellizos, la influencia de ser mujer o de ser hombre, qué correlación existe entre la relación de los padres y la de los hermanos, etc.



Obviamente no es lo mismo crecer compitiendo y discutiendo a diario por ropa, juguetes,hora de llegada o por quién le coge el coche a papá,que crecer en ausencia de esta dinámica. No es lo mismo. Tampoco es lo mismo ser el primer hijo,con padres desentrenados y más perdidos que un pulpo en un garaje,que nacer el 3° ó 4° cuando los padres ya tienen el doctorado en paternidad con años de experiencia y especialidad en educación.
La personalidad de cada individuo en la edad adulta tiene mucho que ver con la posición que ha ocupado en la familia,así como del rol que le ha tocado asumir. La primera infancia es el momento en el que los hermanos tienen una relación más estrecha,y la etapa con mayor influencia sobre el desarrollo de la personalidad de cada uno. Más adelante,a partir de la adolescencia, el grupo de amigos ganará peso en la vida de cada hermano y la influencia de la relación fraternal no será ya tan relevante.

Existen además desde siempre algunos mitos asignados al orden de nacimiento: se asume que el mayor es el más responsable y autoritario, el mediano el envidioso y destronado, el pequeño el mimado, consentido e independiente. Algunas de estas características son falsas. Otras, como veremos a continuación, tienen mucho de verdad.
Otros mitos están relacionados con la relación de los padres, como que tratan a todos los hijos por igual.




La relación de los padres con cada uno de los hermanos: ¿Influye?


Que los padres no tratan a los hijos por igual es una verdad universal. Y también es humano,por cierto,luego no vamos solo a desmitificarlo sino a dejar de verlo como algo malo. Tiene bastante lógica que a lo largo de la vida,cada uno de los progenitores se sienta más cercano y afín a un hijo o a otro,dependiendo de la situación y de la etapa de desarrollo del hijo (así como de la etapa personal). Esto no tiene mayor trascendencia,siempre y cuando esta situación sea temporal y situacional. El problema existiría cuando esta "preferencia" por el mismo hijo perdura en el tiempo,influyendo esto así negativamente en el desarrollo de la personalidad tanto del hijo predilecto,como de sus hermanos. Lo más importante al final es sin duda el mensaje que los padres deberían transmitir siempre a todos sus hijos:que les quieren incondicionalmente.

Otro dato interesante que he encontrado es la correlación inversa de la calidad de la relación de los padres y la relación entre hermanos. Se ha demostrado que hermanos que tienen una relación problemática o inestable con sus padres,ausencia de uno (o de ambos) o falta de protección/cuidado por parte de éstos, tienden a unirse más,a tener una relación más positiva y de protección mayor,adoptando el hermano o hermana mayor el rol de madre o padre con sus hermanos menores.
Por el contrario,los hijos de padres con una relación de pareja sana y estable, tienen mayor tendencia a pelearse, discutir y competir.

Aportaciones de los estudios más recientes al análisis individual de cada posición en la familia:

En la sociedad de hoy los padres se preocupan mucho más de conocer la personalidad individual de sus hijos que antiguamente. Antes digamos que se esperaban determinados roles independientemente del carácter del niño. Una de las razones es que hoy en día se ha reducido el número de hijos por familia (según la estadística actual se tienen 1,5 hijos de media por familia), pudiendo dedicar más tiempo a cada uno de ellos. Por eso el análisis que muestro a continuación se va a focalizar más bien en familias de máximo 3 hermanos y en hijos únicos,dejando fuera a familias numerosas.

-El mayor de los hermanos

De los hermanos mayores se espera generalmente una serie de actitudes y características determinadas,como que tomen una posición de mando y control sobre los demás hermanos, que sean de confianza y que asuman responsabilidades que los otros no tienen. Es por ello que son a menudo mejores en el colegio y más tarde en el trabajo (generalmente). No es por tanto casualidad, que el 96% de las personas que han llegado a ser presidentes de los E.E.U.U. hayan sido hijos primogénitos. Existen estudios también que afirman que los hermanos mayores son más conservadores, autoritarios y que tienen un coeficiente intelectual mayor, es decir, son más inteligentes.


-El mediano

El hermano de enmedio o el hermano "sandwich" aprende pronto en la vida, que cada uno ocupa una posición y tiene un rol diferente en la familia,así como que cada uno tiene necesidades distintas. Suelen ocupar el lugar de "mediador" en la familia y con frecuencia desarrollan una capacidad de comunicación diplomática, tienen una necesidad enorme de harmonía por lo que suelen huir y desaparecer del mapa cuando hay problemas o conflictos familiares.
La capacidad de hacerse respetar pertenece más bien poco a sus aptitudes,no es éste uno de sus fuertes. En el trabajo suelen obtener puestos en los que puedan satisfacer sus necesidades, no perteneciendo los puestos de mando a este abanico de posibilidades.

-El menor de los hermanos

El pequeño ocupa desde que nace por excelencia una"posición especial", y lo sabe. Tiene no solo la atención de su padre y de su madre,sino de sus hermanos,que colaboran protegiéndole y cubriendo sus necesidades. Además suelen ser los que menos tareas de responsabilidad asumen en casa. Los padres ya tienen mucha experiencia a sus espaldas,ya que los anteriores han ido "abriendo camino",además los padres con el último hijo son conscientes de que éste sea probablemente el último al que van a poder mimar,volviéndose especialmente vulnerables a él. En comparación e independientemente de la edad que tengan,los mayores parecerán todavía más mayores,y el pequeño será siempre el "bebé",tenga 3 o 40 años. Suelen habituarse enseguida a este trato especial y suelen tener un choque mayor cuando llegan a la edad adulta y la vida deja de darle las cosas hechas y en bandeja.
Por otro lado son los menos conservadores y a partir de la adolescencia suelen buscar con ansia l asensación de independencia. Suelen desarrollar una sensibilidad especial,un alto nivel de creatividad y de sociabilidad.


-El hijo único

Estos corresponden habitualmente al estereotipo de carácter egoísta y egocéntrico pero,¿es esto cierto?Los hijos únicos crecen en un mundo,en el que básicamente hay solo adultos. Obviamente desarrollan pronto comportamientos típicos de adultos como el sentimiento de responsabilidad, la perseverancia y la ambición. La adquisición de estas actitudes llevan a estos niños a ser personas con un alto nivel de autoestima,que a menudo se confunde con egoísmo o "estar mimado". Tienen la absoluta atención de los padres,y de hecho tienden a ser más exigentes con estos,esperan de ellos más cosas y con mayor intensidad. Pero esto también ocurre viceversa,pues estos niños desarrollan una alta capacidad de rendimiento, que se acompaña de presión por altas expectativas paternas/maternas. Para algunos esta presión resulta insoportable,podemos explicar así que los hijos únicos sufran en la edad adulta con mayor frecuencia trastornos de depresión o burnout.

Estos tópicos-he de dejar claro-que a pesar de ser resultados de estudios científicos, ESTÁN EN MI OPINIÓN MUY GENERALIZADOS,HABLAMOS DE TENDENCIAS, pues existen otros muchos factores que pueden modificar la actitud,las características y el rol que adopta cada uno,como por ejemplo los ya mencionados: diferencia de edad, sexo y relación parental.
Los hermanos con mayor diferencia de edad suelen presentar menos problemas de celos y de competición,tienen a tener una relación más harmoniosa. Por otro lado,las mujeres,independientemente del lugar que ocupen,tienden a asumir más responsabilidades que los hombres. La relación parental y su correlación con la relación fraternal ya la he comentado en el séptimo párrafo.


Si te has quedado con ganas de saber más... En breve un nuevo artículo profundizando un poquito más en el mismo tema:la influencia de gemelos en la familia,las familias numerosas,etc.

Comentarios,opiniones,sugerencias... deseos personales... ya sabéis,toda aportación es bienvenida.




¡Hasta muy pronto!







Bibliografía:

-Die Welt
-Universität Oldenburg-Psychologie
-Süddeutsche Zeitung



17 comentarios:

  1. A mi mi hermano mediano siempre se metia conmigo y me pegaba, asi que lo de huir de los conflictos...... jajajaja pero ya me imagino yo que excepciones tienen que haber. abrazo

    ResponderEliminar
  2. Me encanta Rocío. Muy interesante y ojalá lo hubiese leído hace 20 años, cuando "convivía" con la manada de bestias que somos mis hermanos y yo. Ahora mismo me leo la segunda parte.

    ResponderEliminar
  3. Es increíble como se generaliza con los roles. Que los menores tienen menos responsabilidades y están más mimados...que tremenda ignorancia. Generalizar en estos temas, lo siento, pero no está bien. Con esta ligereza.
    Los menores en una familia numerosa ,por un lado llegan sin un sitio, le quitan el sitio a otro. Y esto es una realidad muy dura para el que destrona como para el destronado.
    No tiene la. misma atención que tuvieron sus hermanos por parte de sus padres, ya que llegan a una casa llena de movimiento, quehaceres y poco tiempo para el nuevo. Señores dejen de generalizar.Las cosas nunca son blancas o negras. Existe una gama de grises infinita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡ Hola y bienvenida al blog Yaiza !! Efectivamente, como dices tú y como bien comento en el texto, en esos estudios no se tienen en cuenta muchos otros factores como los que tú comentas, y se habla en todo momento de tendencias en las familias de estructura tradicional, pero es imposible generalizar y menos en la sociedad actual, puesto que cada familia es un mundo, tiene una dinámica particular y la estructura, sobretodo a día de hoy, tiene una diversidad enorme. Un saludo!

      Eliminar
  4. Es increíble como se generaliza con los roles. Que los menores tienen menos responsabilidades y están más mimados...que tremenda ignorancia. Generalizar en estos temas, lo siento, pero no está bien. Con esta ligereza.
    Los menores en una familia numerosa ,por un lado llegan sin un sitio, le quitan el sitio a otro. Y esto es una realidad muy dura para el que destrona como para el destronado.
    No tiene la. misma atención que tuvieron sus hermanos por parte de sus padres, ya que llegan a una casa llena de movimiento, quehaceres y poco tiempo para el nuevo. Señores dejen de generalizar.Las cosas nunca son blancas o negras. Existe una gama de grises infinita.

    ResponderEliminar
  5. En el caso de mi familia q es bastante tradicional sí creo q se cumplen de manera general estas tendencias del rol que juega cada hermano desde su posición, pues somos 3 y es bastante parecido a lo q ocurre en casa...así q no está lejos de la realidad lo que se expone. Muchas gracias, me hace ver q es bastante "normal" este comportamiento.

    ResponderEliminar
  6. Bueno, voy a comentar mi experiencia con mi familia, ya que también éramos 3 hermanos en la misma. Pero en parte se cumplió ese rol pero hay algunas diferencias pero mucho más tradicionales y hasta quizás discriminatorias o excluyentes. Mi hermano mayor o mejor dicho mis hermanos mayores eran a los que más les ofrecían libertades, aparte los que menos castigos recibían, es más nunca les veía como les daban cachetes o azotes, en cambio yo por ser el más pequeño era el que recibía todas las palizas por portarme mal o incluso por menos motivos, además era al que más controlaban y protegían poniéndome no sólo horarios para irme a dormir sino que también para llegar a casa diciéndome hasta mi madre o mi padre o incluso mis hermanos mayores que se portaban como mis padres o hasta peor que no se me haga de noche por ahí y esté en casa antes de que anochezca. Pero esa misma situación me ocurría incluso siendo mayor de edad o hasta con 28 o 30 años. En todo caso e incluso siendo un niño por eso empezaba hasta incluso a pelearme no sólo con mis hermanos mayores sino que también con mis padres, por eso no sólo me iba a veces de casa cuando eran muy duros no sólo riñéndome sino que pegándome y no sólo mis padres sino que mis hermanos mayores, llegando al punto a afectarme tanto las reprimendas o incluso palizas que me daban mis hermanos mayores como mis padres. También era el que recibía todas las bromas y algunas de algo mal gusto como pegarme azotes o cachetes pero sin hacer nada malo, justificando de que era para sólo gastarme una broma. Eso lamentablemente me ocurría cuando incluso estaba en la edad adulta, llegando al punto de independizarme incluso con prisas y alejarme de mi familia para no llegar a seguir en tensión. Ahora vivo solo en una casa y pese a ello me defiendo bien, pero ahora mantengo a penas contacto con mi familia a la que le impongo condiciones de que me trate amablemente si desea que yo vuelva a tener contacto con ellos. Pero lo peor de todo es que también hay algunos allegados que se comportan casi como mis padres o hermanos mayores conmigo, eso a veces llego al punto de echárselo en cara a ellos diciéndoles que me están faltado al respeto cuando me están regañando siendo un adulto como tal y hasta hiere mi dignidad. En todo caso yo para que me respeten o simplemente me traten de una forma que no reaccione mal por herir mis sentimientos tengo que poner una cara dura a todo el mundo, con el fin de que me entiendan y me traten como me haga sentir mejor y también con arreglo a la edad que tengo, esa es mi actitud ahora. Además también aprendí a ser muy inconformista, reivindicativo y a defender mis derechos sin que me manipulen como un esclavo ni me tengan como una marioneta de utilidad, eso otro también lo aprendí con esas experiencias no sólo con mi familia sino que con mis compañeros de colegio que me señalaban más que a la mayoría de los niños por verme diferente y me atacaban y humillaban más, ahora algunos niños seguían metiéndose conmigo por verme diferente hasta que yo les mostré mi personalidad más endurecida y con más carácter llegando a ser bastante más arisco si cabe que cuando era más joven por hartarme. Yo ahora tengo 40 años, pero otro factor por el que mi familia me señalaba más no sólo era por ser el más pequeño de la casa o benjamín que así es como más se les llama a los hijos menores más incluso que bebé o chiquillo, también por mi enfermedad mental conocida por el nombre de síndrome de Tourette y eso me hacía ser diferente para que me señalen más, pero en cambio ahora la cosa quizás esté cambiando más porque las personas con trastorno mental tenemos además dignidad y eso es lo que más nos está empezando hasta incluso a ser incluidos en esta sociedad. Un saludo a todos de mi parte.

    ResponderEliminar
  7. No obstante también por ser el pequeño de la casa no todo era tan oscuro, era el más mimado y atendido pero principalmente por mi madre que era la persona con quien mejor me entendía, de todas formas también con mi madre no todo era oro lo que relucía ya que era de igual forma que el resto de mi familia al que más controlaba y no sólo regañaba sino que pegaba a veces incluso no sólo pegándome cachetes y azotes sino que tirándome de los pelos. Aunque también en otras ocasiones era al que más atendía, pero también de igual forma que mi padre y el resto de mi familia con mis hermanos mayores era hasta más permisiva y nunca les pegaba que yo sepa a mis otros hermanos mayores y les regañaba menos que a mí. A veces incluso siendo el más pequeño de la casa también se me asignaban responsabilidades para ayudar a mi familia, mi madre me elegía hasta más para bajar a comprarle cosas para poder cocinar como bajar a por pan, huevos u otras cosas, pero cuando a veces me equivocaba en lo que ella me pedía me regañaba o hasta incluso me pegaba por ello. A veces llegaba al punto de volverme hasta rebelde también con mi madre y hasta en ocasiones me negaba a bajar a comprarle cosas, ya que me mandaba incluso con algunos riesgos de meterse conmigo otros niños por verme diferente estando hasta incluso esperándome o al acecho en la calle para meterse conmigo. Eso son los grandes problemas de ser el último mono más que el benjamín o el hijo menor y desde luego tampoco es nada fácil. A veces es tan difícil eso que uno hasta incluso llega a cansarse, se rebela y se va de casa o a vivir solo sin mantener contacto no sólo con su familia sino que con nadie o prácticamente nadie por no saberlo entender ni tener tacto con él.

    ResponderEliminar
  8. Ahora tengo 40 años y parece ser que la cosa está muy parecida pero parece tender a atenuarse sobre todo por mi carácter fuerte, que ese mismo carácter también proviene de mi propia dignidad y para hacerme respetar paso sólo por ir a la defensiva y ponerme firme con la gente que no me entiende o me falta al respeto. Eso es también bueno para que no se aprovechen de la gente de mi colectivo ni tampoco padecer timos o estafas o simplemente meterse otras personas por ver diferentes a las personas como yo mismo.

    ResponderEliminar
  9. El articulo es muy bueno teniendo e cuenta que es sólo una aproximación a la realidad intrafamiliar. En mi caso soy la pequeña de tres hermanos, pero a excepción del gusto por el arte, la sensibilidad y la búsqueda de independencia, no entro en el patrón de conducta. Mis hermanos tampoco. El mayor tiene el papel de eterno desvalido, sobreprotegido de mi madre, a quien yo he cuidado como si fuese mi hijo (hasta hoy, que tiene ya 60 años). De él ninguno de nosotros ha recibido cuidado ni ayuda, no se ha considerado nunca responsable ni siquiera de sus propios hijos. Mi hermana del medio no es mediadora, más bien es conflictiva y parte de los problemas funcionales de la familia han sido causados directa o indirectamente por ella. A mi me tocaría el rol de la niña mimada, un lugar que no conocí más que en la más tierna infancia cuando mi padre me alentaba a dibujar y a observar y entender la naturaleza. Este trato hacia mi proveniente de un padre normalmente violento era considerado como un privilegio, y generó celos en mi hermana (que ya se han superado) y sentimientos de envidia y odio de mi hermano (el primogénito) que perduran hasta hoy. Mi madre no ha significado una fuente de protección ni mucho menos, en cambio me tocó defenderla a mí de las agresiones paternas. Y curiosamente, tanto la comprensión y la crítica sincera a mi padre, la desarrollé como parte de mi tarea de colaboración y amor a cada uno. Con esto concluyo contándoles que tengo 45 años y me siento agotada. Siendo la pequeña de tres hermanos fui "madre" de todos ellos, mis padres incluidos. Un rol que espero poder superar con éxito para disfrutar de mi maternidad verdadera (tengo dos hijas estupendas) y ser un poquito más feliz lo que me queda de vida. Saludos a todos :)

    ResponderEliminar
  10. No hay nada mejor q ser el hermano/a del medio ,somos mayores y menores a la vez y entendemos a la mayoria ,en cuanto al hermano mayor no me gusta lo q dicen x lo cual no ha hecho nada ,lo unico q hizo es tirarme el trabajo a mi y estar cuidando a mis hermanos menores ,y en cuanto a los hermanos menores nunca tuve problema.Lo q si siempre quise tener una hermana mayor pero lo q me toco en esta vida es un hermano mayor caprichoso q si no le gusta el trabajo me lo tira a mi ,bueno siempre en algun momento se hara justicia y recibira lo q se merece .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te equivocas tengo una hermana mayor y mi hermano el de en medio no la soporta ni un segundo es como tu hermano y al ser mujer cuando tiene cólicos siente que se mure soy mujer y la verdad cuando me da dolor de gastritis no me quejo porque si no ella dice que no es nada tengo 16

      Eliminar
  11. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  12. Los hermanos mayores no simpre son los más inteligentes, me hermano es la persona más aborrezca, cochina, enojosa, mandona e insoportable, no hace nada para su vida espera que mis padres lo mantengan toda la vida, vive presumiendo de lo que carece, soy la del medio y créeme soy muchísimo mejor que él y e logrado todo lo que e querido en él vida.

    ResponderEliminar
  13. Yo tengo algo que envidiar de los menores, y es que las figuras que tuve que encontrar de niño para socializarme con los de mi edad fueron los amigos. O tenia a mis padres, tios/tias, o darle chance a la imaginación.
    Los hermanos, cuando son muy menores si suelen apoyarse en el mas grande, sobre todo cuando estan en la adolescencia o pre-adolescencia, que tienden a ser mas rebeldes con los padres.

    Soy el mayor de 4 hermanos y 15 primos.

    ResponderEliminar
  14. Hermana mayor ejerciendo de madre a tiempo parcial, con una responsabilidad impropia de la niñez y con cierto toque de machismo por la familia (hermana-madre-cuidadora). Os aseguro que si el primogénito llega a ser hombre, cambia la situación con mis padres y no es el cuidador de nadie. Adiós vida social en la infancia porque hay que cuidar a los hermanos y a algún pariente. Del cole a casa y de casa al cole: nada de tiempo para socializar con amigos o compañeros de clase. Hermana menor totalmente consentida, inmadura, mentirosa, caprichosa y manipuladora. Por supuesto, a ella se le ha permitido tener vida social desde niña por ser la "peque". El ojito derecho de la familia. Si quiere algo, lo pide y santas pascuas. Da igual que el resto nos tengamos que apretar el cinturón porque hay que pagar recibos y estamos en crisis. Ella va por delante y lo pide y mis padres lo consienten, pero luego se quejan de que no hay dinero. Da igual que robe o mienta: ella siempre tendrá excusa y mis padres nunca verán la realidad, están cegados. Si mis padres no pueden demostrar quien ha roto algo, pero tienen indicios de que ha sido mi hermana: castigo para los tres y ya está. Si algo se estropea, castigo para los demás. Nunca la castigan solo a ella. Ella lo sabe, se ríe en silencio y a otra cosa.
    Mi hermano: hermano puente. Por una parte no tiene tantas responsabilidades como el primogénito (y eso le da mayor libertad), pero no es tan infantil ni caprichoso como la pequeña, aunque el hecho de ser hombre le facilita muchas cosas.
    Quiero creer que esta diferencia de roles no es algo generalizado,pero gran culpa la tienen los padres. Si se gestan rivalidades y diferencias desde la niñez, luego pasa lo que pasa.

    ResponderEliminar
  15. Tengo un hermano mayor, siempre ha sido manipulador, egoísta, siempre me ha utilizado para conseguir lo que quería porque sabe que soy facilmente manipulable, lo cual no dice nada bueno de mí, lo se, pero no tengo inteligencia emocional, o la tengo por debajo del límite para ser una persona normal. soy tremendamente dependiente, en teoría, pero curiosamente soy la única que ha sabido viajar sola, la única que ha terminado estudios universitarios, siempre superé a mi hermano en todo, siempre lo he superado, se que me envidia. Excepto en fuerza bruta. Ya me ha agredido dos veces siendo muy adultos. Me da miedo, me provoca ansiedad y depresión, aparte de que tengo un trastorno de la alimentación, y todo este lío, lo aumenta.

    No es más inteligente que yo, pero emocionalmente me da mil vueltas. Intelectualmente puedo machacarle cuando quiera, pero nunca lo hago porque no quiero que se sienta mal, me da pena. Sin embargo él utiliza cualquier mínimo error mío para reírse de mí. Nunca ha sido un hermano amoroso. Recuerdo cuando era joven y nos encontrábamos en algún bar. El solía interpretar el papel de hermano mayor protector, pero era de cara a la galería. En realidad, cuando ha tenido que estar a mi lado y ayudarme pocas veces lo ha hecho excepto de forma puntual económica y emocionalmente. No es una relación rota al 100%. Pero se va a romper porque tarde o temprano yo me iré de su lado para alejarme.

    A toda las chicas que me lean con hermanos mayores “protectores” les recomiendo que tengan cuidado con su amor propio y se alejen de este tipo de hermanos o les dejen claro que ellas saben defenderse solas. Un hermano mayor, lo primero que hace cuando naces, es odiarte porque de pronto la atención deja de tenerla él al 100%. Y eso en todos los casos digan lo que digan las encuestas y los psicólogos. La gente miente mucho, y este tipo de personas, que se ven de pronto “aisladas”, suelen acabar teniendo una autoestima en apariencia divina pero en el fondo inexistente. No tienen autoestima. Saben que son envidiosos, saben manipular, pero son personas, y sienten culpabilidad. Mucha menos que las que nos hacen sentir a los hermanos pequeños, pero en el fondo son niños tiranos venidos a menos. Telita.

    Sólo tengo dos formas de alejarme de él. Una es quitarme la vida, lo cual veo estúpido, pero dada mi impulsividad, a veces siento miedo de mi misma. Otra solución es irme a otra ciudad. El sueño de mi vida.
    Lo cumpliré o no me doy un año más de vida.
    Besos.

    ResponderEliminar

¿QUÉ TE HA PARECIDO EL ARTÍCULO?
Te invito a compartir aquí tu opinión, sugerencia, impresión o a empezar un debate sobre el tema que acabas de leer...